>

Casinos Online

Como elegir el mejor Casino Online - Top Ranking de Casinos Online
Como jugar en Casinos Online - Consejos para ganar en Casinos Online
Los Casinos Online mas prestigiosos de la red
Ruleta - Poker - Bingo - Blackjack - Tragaperras - Dados

Los Mejores Casinos Online
Ranking TOP 4 de los mejores casinos online - Elija el casino y haga click en la imágen para jugar

Sistema Variante Dalembert (parte III)

APLICACIÓN PRÁCTICA DEL SISTEMA DE JUEGO

Aplicando la famosa progresión D’Alembert, donde frente a un evento fallo añadimos una unidad y donde en un evento acierto restamos una unidad,encontraríamos un potente sistema de juego aplicando esta sencilla fórmula matemática en un juego basado a series. La razón estriba en el equilibrio resultante entre la suma de EI y la suma global de IM2.

En un inicio, el sistema de D’Alembert se creó para su aplicación en las suertes sencillas (chances), pero basándose para ello en la cantidad global para cada una de las suertes.

El problema de esta aplicación de juego es que las suertes sencillas, en periodos relativamente cortos, pueden obtener parciales de diferencial entre ellas considerables (de cientos y hasta miles de giros de diferencia a favor de una u otra).

Si tenemos en cuenta que un diferencial de 99 elementos otorga, para la progresión D’Alembert, una pérdida de 4.950 unidades en contra, vemos que éste no es un sistema adecuado por el riesgo que entraña.

Ahora bien, todo esto toma un cáliz muy distinto en un sistema de juego aplicado a series. Recordemos aquí que una de nuestras ventajas se basa en el equilibrio.

Analicemos esta serie compuesta de 17 giros:

(SS.1)
RRR NNN RRR NNN R N R N R

Aquí obtenemos:
(IM2) 4 eventos (4 series de 3 elementos)
(EI) 4 eventos (4 series de EI)

Apliquemos la progresión D’Alembert:
(SS.1)
RRR NNN RRR NNN R N R N R
-1 -2 -3 -4 +5+4+3+2

¿Cómo se analiza esta sencilla serie? Observemos:

Giro 1.
Sale rojo.
R

Nosotros jugamos como evento positivo a EI. Por tanto, ahora deberíamos aportar a NEGRO, quien otorgaría el hecho de que este evento ROJO quede como EI. Pero no es así. Vuelve a salir ROJO. Tenemos pues:

Giro 2.
RR
-1

El -1 señalado abajo indica la cantidad de la apuesta realizada y que obviamente perdimos. En base a la progresión D’Alembert, la apuesta es siempre 1 inicialmente. Ahora observemos detenidamente lo siguiente. En este punto no podemos determinar el desarrollo que tendrá esta serie, por ahora compuesta de 2 elementos. Sin embargo, ello no debe importarnos. Esta serie forma parte ahora de las series IM2, es decir, series iguales o mayores a 2 elementos. Por tanto, ahora solo queda esperar a que esta serie prosiga su curso natural hasta que se rompa por la salida de su contrario (en este caso, NEGRO).

Esperamos y el siguiente giro nos da otro evento ROJO:

Giro 3.
RRR
-1

Por ahora, esta serie consta de 3 elementos. Debemos seguir esperando hasta que se rompa. En el siguiente giro, efectivamente lo hace y sale NEGRO:

Giro 4.
RRR N
-1

Este último evento NEGRO queda como el inicio de una serie de la cual tampoco conocemos cual será su desarrollo. Sin embargo, queda en potencia para ser un EI. Por ello aplicamos ahora la progresión de apuesta D’Alembert y añadimos una unidad (+1) a nuestra anterior perdida. Nuestra apuesta será pues de 2 unidades a ROJO, quien rompería la serie:

Giro 5.
RRR NN
-1 -2

No sale ROJO. Si hubiera salido, ahora tendríamos nuestro primer evento positivo y aplicaríamos la reducción D’Alembert, es decir, restaríamos una ficha. No es así, por lo que debemos esperar de nuevo. Y vuelve a salir NEGRO:

Giro 6.
RRR NNN
-1 -2

Debemos esperar. De momento, esta nueva serie consta de 3 elementos, una serie que ya pasó a formar parte en el giro Nº 5 al grupo de las IM2. En el giro 7, sale ROJO, quien rompe la serie:

Giro 7.
RRR NNN R
-1 -2

De nuevo otro evento, en éste caso ROJO, queda como potencial de ser EI. Aplicamos la progresión D’Alembert y añadimos una ficha más para el siguiente juego, a NEGRO. Pero como ya sabemos, no sale y perdemos nuestra apuesta de 3 unidades:

Giro 8.
RRR NNN RR
-1 -2 -3

Por ahora, tenemos un parcial de 3 eventos en contra, frente cero eventos a favor. Todos los inicios de serie se han convertido en series IM2. En el giro 9, vuelve a salir ROJO. Toca esperar:

Giro 9.
RRR NNN RRR
-1 -2 -3

El giro Nº 10 nos da otro evento en potencia de ser positivo:

Giro 10.
RRR NNN RRR N
-1 -2 -3

Pero como ya sabemos no será así. Recordemos que debemos añadir una unidad a nuestra apuesta, que pasa a ser ahora 4. Perdemos en el giro 11:

Giro 11.
RRR NNN RRR NN
-1 -2 -3 -4

Toca esperar. El giro 12 vuelve a ser NEGRO:

Giro 12.
RRR NNN RRR NNN
-1 -2 -3 -4

En nuestra espera, nos topamos con que el giro Nº 13 se nos da otra oportunidad de obtener un EI. Sale ROJO:

Giro 13.
RRR NNN RRR NNN R
-1 -2 -3 -4

Nuestra apuesta es ahora de 5 unidades. Efectivamente, sale NEGRO en el giro 14, que nos da nuestro primer evento positivo, el primer EI de esta serie. Observemos como el último rojo perteneciente al giro 13 queda como EI (subrayado en el giro 14) y que a su vez, el último elemento Negro queda en potencia para convertirse en un nuevo EI. Ahora aplicamos la reducción D’Alembert y restamos una unidad a nuestra siguiente apuesta, que pasará de nuevo a ser 4 para el giro 15:

Giro 14.
RRR NNN RRR NNN R N
-1 -2 -3 -4 +5

En el giro 15 vuelve a romperse la serie y sale ROJO, quedando el evento Negro del giro 14 (subrayado en el giro 15) como EI y dándonos a su vez otro evento en potencia de convertirse en EI:

Giro 15.
RRR NNN RRR NNN R N R
-1 -2 -3 -4 +5+4

Por ahora tenemos un parcial de 4 eventos negativos (4 series IM2) frente a 2 eventos positivos (2 series EI). Nuestro sistema se basa en el equilibrio exacto. Por tanto, todavía necesitamos 2 eventos positivos más para completar el ciclo. El giro 16 nos da otro acierto.

Sale NEGRO:

Giro 16.
RRR NNN RRR NNN R N R N
-1 -2 -3 -4 +5+4+3

Si ahora, en el giro nº 17 saliera ROJO, el último negro del giro 16 quedaría como serie EI, dándonos el 4º evento positivo de apuesta. Sabemos que sale y queda así:

Giro 17.
RRR NNN RRR NNN R N R N R
-1 -2 -3 -4 +5+4+3+2

Obtenemos el equilibrio exacto entre eventos de apuesta negativos y positivos (fallos y aciertos).

Series IM2: 4 eventos.
Series EI: 4 eventos.

Solo queda realizar el cálculo de beneficio, que como se adivina, será de una unidad para cada evento positivo, es decir, en este caso, para cada serie EI:

Para las series IM2: -1,-2,-3,-4= -10 unidades.
Para las series EI: +5,+4,+3,+2= +14 unidades.
Total: (+14)-(-10) = + 4 unidades. Una por cada serie EI.

Ahora bien, hasta aquí todo es correcto y sin duda, cualquier simulador informático avalaría estos datos. Sin embargo, hay una variable que difícilmente puede ser calculada y menos remotamente pronosticada y que afecta de modo vital a este sistema de apuesta. Y la variable se llama “el como”. Esta variable “el como”, quiere decir que nos será imposible determinar que orden de sucesión tomarán los elementos de juego, tanto positivos como negativos, en el transcurso de la tanda de giros. Nuestra anterior serie de 17 elementos fue creada a propósito con la finalidad de mostrar el método de apuesta D’Alembert en una sucesión de acontecimientos de apuesta (tanto positivos, como negativos) que nos resultara favorable.

Analicemos esta serie. Consta también de 17 elementos (giros) y de la misma cantidad de EI como de series IM2. Únicamente cambia el orden, (la sucesión) que toman los eventos de apuesta:

(SS.2)
R N R N R NNN RRR NNN RRR
+1+1+1+1 -1 -2 -3 -4

Como vemos, el inicio de la serie es aparentemente favorable. De hecho, la sucesión de eventos positivos es la mejor que puede esperarse para esta serie de 17 elementos, con igualdad numérica entre eventos positivos y negativos.

Pero si ahora realizamos un cierre de sistema, es decir, si ahora basándonos en la cantidad de eventos obtenidos, tanto positivos como negativos, hiciéramos un balance global de beneficio (tal y como hicimos con nuestra primera serie) vemos claramente que el parcial sería negativo:

Para las series EI: +1,+1,+1,+1= +4 unidades.
Para las series IM2: -1,-2,-3,-4= -10 unidades.
Total: (+4)-(-10)= – 6 unidades.

Efectivamente, el sistema D’Alembert en el caso de proseguir, realizaría un esfuerzo titánico por buscar el equilibrio necesario para contrarrestar esta sucesión de acontecimientos de eventos de apuesta. Sin embargo, nótese que, de cerrar con saldo positivo el ciclo anteriormente dictado, se necesitaría como mínimo de 4 eventos positivos más de los pretendidamente necesarios. Es decir, la aparente ventaja ofrecida al inicio de ésta serie se convierte en desventaja matemática; los eventos positivos generados al inicio ya no sirven para contrarrestar los eventos negativos que sin duda surgirán a lo largo del proceso de giros. El equilibrio entre eventos de apuesta (positivos y negativos) para la progresión D’Alembert, se rompe.

Tags: , , , , , , , , ,

Deja tu comentario